AMENAZAS DEL LÍDER


Por Henry Preza.

Siempre he dicho que cada líder celular corre peligro no importando cuan experimentado sea. El ministerio celular está basado eminentemente en el liderazgo de servicio. Cuando un líder pierde de vista su papel muy fácilmente puede llevar su célula, su sector o zona al fracaso.

Mencionaré algunos aspectos importantes de los cuales el líder debe alejarse y que en algún momento pueden convertirse en una amenaza. Un líder se ve amenazado cuando es atacado por situaciones que destruyen su comunión con Dios y su liderazgo de servicio.

1. LOS ADULADORES: Para mi los aduladores son una plaga muy peligrosa. Cada vez que por desgracia me toca estar cerca de uno de ellos me causa dolor de estomago. El problema es que ellos pueden nublarle el entendimiento al líder. Sus palabras son un veneno muy hábil del cual la persona ni cuenta se da cuando ya le ha causado la muerte. Un adulador puede lograr que un líder pierda la humildad y se centre en su “YO.” Además, puede hacer que una persona piense que está haciendo bien su trabajo. Aunque todo lo que tú haces esté mal cuando te encuentras alrededor de aduladores puedes pensar que eres el mejor. Por eso el que tiene cierto grado de liderazgo nunca debe pensar que ya logró todo sólo por el hecho que personas se lo digan. Él debe buscar la excelencia, que sea un líder que cada día crezca.
2. LAS LICENCIAS PECAMINOSAS: Otra amenaza para el líder es la llegada del pecado a su vida. Cuando un líder comienza a albergar situaciones pecaminosas su carácter de líder se deteriora. Algunos líderes se permiten ciertos pecados con la idea que una vez no les hará daño. Aunque aparentemente nada sucedió la verdad es que ellos ya perdieron su integridad y eso afectara su liderazgo. Cuando alguien en una posición de liderazgo vive en alguna práctica pecaminosa comienza a tener problemas con el trabajo celular. De una o de otra manera su situación pecaminosa saldrá a luz, y cuando eso suceda, éste líder verá cuan necesario era no perder de vista la integridad. Recordemos que un líder es un modelo para sus miembros, un ejemplo que todos observan en el lugar donde él hace la obra de Dios y sobre todo es un servidor de Dios que anda vigilado por la presencia de Dios. Nadie se ensuciará las manos y no manchará algo cuando lo toca.
3. EL ORGULLO: El orgullo es otra amenaza para el líder. Todo aquel que se deja arrastrar por el orgullo termina siendo inservible para los propósitos de Dios. Esto porque siempre piensa que él tiene la razón. No escucha la voz de Dios en cuanto a su obra, pues, cree que él puede hacer las cosas por sí sólo y  que sus razonamientos son lo suficiente como para darle el éxito a la obra de Dios. El camino para la bendición de Dios en el liderazgo no es la autosuficiencia sino la humillación. No es el ser grande sino el ser pequeño. No es el ser inteligente sino depender de Dios. No es creerse grande sino insignificante. No es creerse poderoso sino débil. Cuando es así el líder transmite los deseos de Dios.
4. EL DESEO DE SER SERVIDO: El líder está para servir a otros. Seguido hablo con líderes y cuando ellos me preguntan que hace a un líder yo les respondo: “Servir a la gente, entregarse a la gente, amar a las personas, hacer todo lo posible para su bienestar, servirles sin buscar ningún beneficio.” Mientras el líder más sirve es un mejor líder. Aquel líder que piensa que debe ser servido está en un error. Su presencia es una amenaza para el trabajo celular. No piensa bajo los deseos de Dios sino bajo sus sentimientos egoístas. Es alguien peligroso para las personas, pues, siempre está buscando la manera de manipular a otros para conseguir algo a cambio. Aquel que siente deseos de poder y no de servir a otros está en una posición difícil y esos sentimientos son una amenaza para que haga el trabajo adecuadamente.

You can leave a response, or trackback from your own site.
Powered by Blogger