CÉLULAS QUE SE MULTIPLICAN II


Henry Preza.

Uno de mis líderes pensó que nuestro barrio ya no nos favorecía para seguir haciendo crecer las células. También pensó que la multiplicación sería más lenta. Teníamos que buscar más terreno de trabajo.
La colonia vecina pertenecía a otro sector, sin embargo, no tenía ninguna célula. Pedimos permiso al supervisor vecino para comenzar a trabajar. A la vez, cuando él dijo que sí, el pastor de zona decidió que lo mejor era que se ampliara nuestro sector, así que terminaron dándonos esa colonia como parte de nuestro sector.
Después de la noticia al sector hicimos una campaña de ayuno y oración por siete días. Al finalizar, fuimos todos los miembros del sector a evangelizar el sábado (día de célula) muy temprano, antes de la hora acostumbrada. El líder que tuvo la visión consiguió llevar a su célula, desde esa colonia, 3 personas.



Unos de mis vecinos se habían trasladado de vivienda hacia esa colonia. Ellos se habían convertido al evangelio hace unos meses y se congregaban en otra iglesia. Un líder me dio la idea de pedirle a éstos hermanos que nos prestaran el patio de su casa para hacer un evento evangelístico, sólo una vez. La idea es que hubiera conversiones y de allí partir, para días después, abrir una célula. Hablamos con los hermanos y el segundo sábado hicimos un culto al aire libre, ya no lo hicimos en el patio de la casa. Los líderes invitamos desde temprano y un hermano supervisor predicó la Palabra de Dios.

Ese día, 35 personas se reunieron, todos de esa colonia. Del sector sólo había 10 hermanos, con los que se llegaron a 45. Una persona se convirtió al evangelio ese día. Éste sería después líder de una célula en esa colonia.

Seguimos invitando. Un mes después estábamos abriendo la primera célula. Tres meses después ésta célula abrió otra célula en la otra orilla de la colonia. Un año después la célula hija abrió otra célula. En un año y dos meses se abrió un sector en esa colonia donde el supervisor fue el líder que tuvo la iniciativa de iniciar el trabajo en esa colonia.

Lo que quiero transmitir es que si se pueden abrir células en lugares donde nunca antes se han abierto. A esto se le llama plantar células.

La forma en que nosotros lo hicimos no necesariamente es la clave para plantar una célula. Sin embargo, comparto con ustedes nuestra experiencia para que usted se inspire a llegar a más lugares donde no ha podido llegar.


¡Dios le bendiga!

You can leave a response, or trackback from your own site.
Powered by Blogger