CÓMO INVOLUCRAR A LOS MIEMBROS DE LA CÉLULA EN EL LÍDERAZGO


Por Henry Preza.

Algunos líderes se quejan de que sus miembros no quieren involucrarse en nada, no desean ser líderes ni tampoco colaboradores activos. Si bien es cierto éste es un obstáculo para el crecimiento celular no es un problema que no se pueda erradicar.

He notado que algunas veces los miembros de una célula no quieren involucrase debido al mal desempeño de un líder. Aunque un miembro quizá no lo diga la verdad es que no está recibiendo la motivación suficiente como para involucrarse en el sistema celular.

Le daré cinco aspectos básicos en los que usted puede trabajar para convertirse en un líder que involucre a su gente. Un líder que haga que sus miembros se involucren en el sistema celular.

1. Sea un líder modelo: Sus miembros no se involucrarán si usted no se convierte en un líder ejemplar. Las personas se van desmotivadas de una célula, muchas veces sin nunca volver, cuando ven que el líder es desordenado, irresponsable, de mal testimonio, de malas relaciones con las personas o falto de oración. Usted debe ser un líder ejemplar en todas las áreas. En la enseñanza debe ser responsable, en las relaciones con las personas debe ser amable, en el testimonio debe ser irreprensible y en las cosas de la célula muy ordenado. Al ser así sus miembros harán lo que usted les pida, o lo harán sin que usted se los pida, pues, usted les irradiará una fuerza especial. Querrán convertirse en líderes para ser como usted es.
2. No contradiga los principios del sistema celular: Si usted quiere que sus miembros se involucren en el sistema celular viva usted los principios de manera correcta. No haga cosas incorrectas ni tome decisiones rebeldes contra sus supervisores y pastores. Sus miembros podrán involucrarse, pero, serán dañinos como usted. Si usted quiere que la gente se involucre y hayan resultados sea usted primero un modelo de obediencia y enséñeles a ser obedientes.
3. Tenga una actitud positiva: Enséñeles a trabajar por amor a Dios y no por obtener sólo resultados. Que sean positivos, enséñeles que aunque a veces hacer bien las cosas no trae siempre los resultados esperados no hay que desistir en el trabajo. Si a usted no le parece algo jamás se los diga a ellos ni los desaliente. Vea con los ojos de Dios. Mantenga la fe. Que ellos aprendan a tener fe por usted. Cuando un líder mantiene la actitud positiva también sus miembros son positivos y quieren involucrase en el sistema celular. Pero, si usted los desalienta, por favor, no les pida que sean como usted no es. Ni mucho menos que sean líderes.
4. Hágalos participar en sus obligaciones: Para que alguien sea líder debe quitársele la fobia al liderazgo. Eso sólo se logra haciendo participar a los miembros de la célula en actividades propias del liderazgo. Que sus miembros aprendan las cosas que usted hace. Motívelos a tener algún privilegio dentro de la célula. Así cuando al fin les toque ir al seminario de capacitación ya no tendrán temor. Algunos líderes no logran que sus miembros se involucren en el liderazgo porque no les permite que practiquen el liderazgo. Es bueno delegar obligaciones de servicio a los miembros para que éstos se conviertan en líderes.
5. Transmita la necesidad de evangelismo: Como ya lo hemos dicho los líderes son fundamentales para el evangelismo. Un líder nuevo es una célula nueva y una célula nueva son más perdidos alcanzados para Dios. Hágales ver a sus miembros la gran necesidad que hay de líderes, las almas muriendo, la necesidad de predicar. Involúcrelos en el evangelismo desde antes de ser líderes para que sepan la necesidad que hay en las personas y sean motivados al liderazgo.

Si aun así no hay los resultados obtenidos usted lo que necesita es orar para que sea Dios quien toque a los miembros de la célula. Le aseguro que Dios si hallará la manera de tocar esos corazones duros.

Finalmente, quiero decir que el liderazgo no es para unos pocos el llamado de anunciar el evangelio es parea todos. La Escritura dice:

Por tanto, vayan y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a obedecer todo lo que les he mandado a ustedes. Y les aseguro que estaré con ustedes siempre, hasta el fin del mundo. Mateo 28:19,20

You can leave a response, or trackback from your own site.
Powered by Blogger