CUIDANDONOS DE COMETER ERRORES EN EL CRECIMIENTO.

Henry Preza.

Hay factores dentro del sistema celular que hacen motivación en las iglesias que quieren implementarlo. El hecho que sea bíblico es uno de ellos, la facilidad de atender mayor cantidad de personas, la mejora en la organización, entre otras cosas. Pero, no hay factor más importante el del crecimiento. Eso es determinante para todas las iglesias que hacen una transición de iglesia tradicional a celular.

Pero, ¿Qué pasa con las iglesias que llegan a ser enormes en membrecía? ¿Será que al convertirse en mega iglesias ellos están libres de cometer errores? Creo que no. A través de los años he notado deficiencias en las iglesias más grandes, deficiencias de las que debemos cuidarnos si queremos tener una iglesia sana y firme. Veamos:





1. Amo y señor: Es un error que usted vea su congregación como “la señora o el señor de la ciudad.”Muchas mega iglesias pueden caer en la equivocación de creerse los grandes y los únicos en la ciudad. Por eso, es malo que las iglesias que se vuelven grandes pierdan de vista la comunicación con las demás iglesias. Eso los vuelve sectarios y orgullosos. Cuando las iglesias celulares son pequeñas suelen tener mejor comunicación con otras. Pero, cuando se vuelven grandes pueden equivocarse, perder la humildad y creerse autosuficientes como para no necesitar la comunión con los demás hermanos.

2. Creerse poderosos: No e crea la mentira del diablo de creer que tiene cierto poder por la cantidad de sus miembros. Muchas iglesias creen que pueden manipular lo que sea gracias a los miembros que tienen. Eso es una posición equivocada. Semejante posición debilita su comunión con Dios, la fuerza de su iglesia se vuelve una fuerza humana olvidándose que lo que tenemos es por gracia divina.

3. Introducirse en política: Otro peligro de las iglesias más grandes es introducirse en política. Siempre que los políticos ven una iglesia grande lo buscan creyendo que ganando la simpatía del pastor ganaran la simpatía del pueblo. Pueden incluso ofrecerle una posición en el gobernó o en el partido. Algunos pastores se creen esa mentira y terminan lanzando como candidatos e incluso dejando el ministerio. La iglesia debe mantener sus posiciones bíblicas sin participar en política partidaria. Aún cuando alguna posición pública sobre un tema parezca política es obligación de la iglesia separarse por completo de ella.

4. Menospreciar otros ministerios y aislarse: Si su sistema celular tiene éxito y se convierte en una mega iglesia no olvide que nunca debe menospreciar otras iglesias. Los números no son competencia. No deberíamos pasar tan preocupados por la apariencia de quién es el más grande o el más pequeño. Ante Dios la iglesia es muy mismo cuerpo, no hay pastor ni líder más grande que otros, ante Dios igualmente será juzgado el pastor de 100,000 miembros que el de 15 ovejas.

5. Descuidar el aspecto social: Cuando las iglesias descuidan el aspecto social cometen un grave error. El aspecto social no es sólo obligación individual de los miembros de la iglesia. Es obligación de la iglesia como organización eclesiástica. Las iglesias más grandes tienen mayor obligación de ayudar a los necesitados con los fondos de la iglesia. Se cree que en El Salvador una iglesia con 200 miembros tienen un ingreso económico e $3,000 dólares en promedio mensual, ¿Por qué no deben ocupar éste dinero para ayudar a los pobres? ¿Qué decir de las iglesias que tienen cientos de miles de miembros que reúnen no menos de 3 millones de dólares al mes? Sin duda, no pueden ponerse en una posición absurda de decir que la iglesia como organización no debe ayudar sino los miembros solamente. ¿No es eso ser aprovechados y no pensar en la gente? ¿Cómo podemos tener dos caras, defender al pobre y a la viuda, pero, mirar sin importancia como ellos mueren de hambre? No es sólo la construcción de templos y proyectos físicos lo que debe hacer la iglesia, va más allá, tenemos que ver a nuestra gente. Si queremos una iglesia bendecida, debemos bendecir a otros.

6. Estancarse en las metas: Otro aspecto muy importante del que hay que cuidarse es el de estancarse. Las iglesias más grandes pueden llegar a pensar que ya no hay más que hacer, que su ciudad ya está tan evangelizada que nadie más puede ser salvo. Evite que su iglesia crezca pensando que hay u límite para Dios. Alimente la fe de su iglesia diciéndoles que cosas grandes puede hacer el Señor.


Si usted tiene una mega iglesia no está exento de errores, peligros y tentaciones. Por supuesto que hay muchas cosas en las que puede seguir fallando. La iglesia grande no es garantía que no habrán problemas ni errores, lo único que cambia son el tipo de tentaciones y pruebas que Satanás envía.

You can leave a response, or trackback from your own site.
Powered by Blogger