¿DE QUIÉN SON LOS FRUTOS DE SU CÉLULA?

Henry Preza.


El sistema celular funciona. Aunque no siempre de forma tan contundente y con crecimiento exagerado, pero, sí funciona, si hay resultados, si hay crecimiento.
Sin embargo, éste día quiero hablar de algo muy común en los pastores celulares cuando ya han alcanzado grandes asistencias. Me refiero a la falta de humildad. ¿Cuántos pastores olvidan dónde comenzaron e incluso sobredimensionan sus asistencias exagerando, mintiendo y dando cantidad irreales?
A ellos quiero recordarles los siguientes puntos, lo hago con respeto esperando que Dios toque sus corazones:

1. El fruto es de Dios: Recuerde, el sistema celular no es algo que usted haya inventado, ni siquiera el pastor David Cho lo inventó. Él mismo reconoce y muchos lo creemos, que el sistema celular es un modelo bíblico que se muestra con claridad en el libro de los Hechos de los Apóstoles. De tal manera que el alcance, las vidas salvadas, el crecimiento de su iglesia es el fruto de Dios y no el esfuerzo de los hombres. Nosotros sólo sembramos, Dios decide si hay cosecha o no.



2. El esfuerzo fue de sus líderes: Si usted alcanzó grandes asistencias y tiene una ‘mega iglesia’ no fue porque usted fuera el grande, el fuerte, el poderoso, pues, usted sólo no hubiera hecho nada sin sus líderes y, si hubiera alcanzado un crecimiento hubiera sido mínimo comparado a todo lo que ha logrado con sus líderes. Usted ni siquiera puede visitar sus células rápidamente. Por eso necesita de otros pastores y supervisores celulares. No olvide agradecerles a sus líderes por todo el esfuerzo que hacen y no olvide que sin líderes celulares su iglesia no caminaría, mucho menos avanzaría.

3. Usted es un instrumento: El pastor celular es un instrumento de Dios. Quizá sería bueno pensar que es otro instrumento más en la iglesia, pues, es la verdad. Aunque se debe reconocer que él tiene el ministerio y la mayor responsabilidad en las células tampoco se debe olvidar que él no es el Dios que bendice a las células, sino sólo un instrumento más de Dios (entre millones) que Dios utiliza en todas partes del mundo.

4. Todo es por la misericordia de Dios: Dele la gloria a Dios, pues, lo que usted alcanza es por su misericordia, por su gracia, por su amor. Usted podría tener conocimiento, líderes eficaces y tantas cosas más, pero, si Dios no quiere bendecirle, le aseguro, usted no podría reunir ni un alma en sus células ni en la iglesia.

¿Cómo reaccionamos al crecimiento en las células? ¿Qué hablamos con los hermanos cuando nos preguntan acerca del crecimiento de nuestra iglesia? Quiera Dios que sepamos mirar hacia el cielo y darle la gloria a Dios.

You can leave a response, or trackback from your own site.
Powered by Blogger