EL LÍDER Y EL BUEN USO DE LA GUÍA


Henry Preza

La Guía De Estudios que se lleva en las principales iglesias celulares fue una idea que tuvo su origen en los inicios del movimiento celular coreano. Fue el Pastor David Yonggi Cho quién al ver las dificultades que traía el que cada líder predicara lo que quería implementó  en las células estudios que él mismo diseñaba. Esto evitaba las desviaciones doctrinales y los errores teológicos. Era una manera de capacitar a los líderes para la obra del ministerio, igual que hoy en día.

En la actualidad no todas las iglesias celulares manejan una guía, pero, sí las iglesias celulares más grandes. Los pastores organizados procuran preparar alimento para su iglesia en las casas.


No obstante, el uso de la guía de estudios puede ser dañino o beneficioso dependiendo de la aplicación de los líderes. No que la guía no tenga provecho sino que la mala aplicación, el mal uso de ella, puede hacer que las cosas no caminen adecuadamente a la hora de impartir las enseñanzas.

Hay varios aspectos que el líder debe tener en cuenta a la hora de estudiar la guía. He aquí algunos de ellos:

I. Leer el pasaje completo, no sólo el del estudio especifico: Esto porque en algunas ocasiones los líderes quieren enseñar sin saber el contexto en el que está llevándose el pasaje. Se pierde el sentido del pasaje e ideas que pueden ser valiosas, y que sólo aparecen al estar familiarizado con todo el texto.
II. Familiarizarse con la idea central de la enseñanza: Toda enseñanza lleva una idea central, que suele ser el tema sobre el cuál girará la enseñanza. Es como el punto de partida y el punto final. Lo que este pasaje significa y cómo aplicarlo a mi vida y a la de los demás son pensamientos que el líder debe tener en mente a la hora de estudiar la idea central. Personalmente, no digo a los líderes que se basen textualmente en la enseñanza de la guía sino que hagan la idea central y los puntos partes de su vida, que los apliquen a ellos y a los demás. Que por medio del Espíritu Santo puedan tener una verdadera guía. Pero se debe respetar el pasaje y la idea central. Por que algunos podrían excusarse en Dios para decir que no dieron la enseñanza de la guía y entonces se hacen las cosas desordenadamente.
III. Estudiar muy bien cada punto y comentario: Compare cada punto con el pasaje, entienda porque se dice eso, de dónde vienen los comentarios, cómo este punto tiene aplicación en la actualidad, si el pasaje tiene otra aplicación. Todo le ayudará a impartir mejor la enseñanza.
IV. No tomar la guía como un todo ni como un nada: No tomarla como un todo porque usted tiene que estudiar el pasaje por su cuenta, sacar sus propias aplicaciones, sus conclusiones, puede utilizar algún comentario o pedir la orientación de su pastor para aclarar el pasaje o alguna duda que tenga. Si usted sólo va a recitar lo escrito parecerá un loro no un líder. También no tome la enseñanza como un nada. Esto lo digo porque alguien podría menospreciar la guía y ponerse a hacer lo que quiere. En ese caso estaría dejando de llevar un estudio. Recuerde, debe respetar la enseñanza, pues, para eso fue dada y hacer otras aplicaciones a la vez.
V. Saber para qué es la guía: Tengo esto como elemental debido a que algunos no entienden para que es la guía. La guía no es un libro de texto, ni un discurso para aprender de memoria, sólo es una guía, un breve comentario que le ayudará a entender el pasaje que usted dará el día de su reunión. Déjese guiar por el Espíritu Santo y verá como el Señor hará lo demás.

PREGUNTAS FRECUENTES:
A) ¿Se debe decir el estudio literalmente?
No, como ya lo explicamos hace algunos momentos, el estudio de la guía no es un discurso para decir de memoria. Es sólo un texto de orientación para entender mejor un pasaje.
B) ¿Debo decir la idea central antes de empezar o no decirla?
Soy de a opinión que se puede decir para que la gente tenga la idea de lo que se estará hablando. A la vez sirve para respetar la secuencia de estudios que usted estará llevando. Aunque también quiero decir que el no decirla no es un pecado o algo parecido. El punto es familiarizarse con la idea central y aunque no se diga aplicarla a los oyentes de tal manera que quede claro.
C) ¿Cómo transmitir algo que yo no he elaborado?
La orientación del Espíritu Santo es fundamental en todo esto. No pedimos lideres mecánicos. Lo mejor es que en cada enseñanza usted deje que el Espíritu Santo le hable personalmente a su corazón y verá como será una vertiente de agua viva.
D) ¿Puede impartir la guía alguien que no sea el líder?
La enseñanza no es un privilegio transferible, es una obligación del líder. El puede delegar casi todo lo demás menos la enseñanza. Sólo en algunos casos que el líder esté capacitando a personas en específico para que sean los futuros líderes puede darles la oportunidad alguna vez ocasionalmente para que comiencen a familiarizarse. No hay hacerlo muy seguido porque usted es el líder.

You can leave a response, or trackback from your own site.
Powered by Blogger