EL LÍDER Y LA ORGANIZACIÓN



Por Henry Preza.

El trabajo de la célula no es algo que simplemente se delimita a la organización de la reunión de planificación y la celebración de evangelización. Va mucho más allá. Tiene que ver con la organización de las visitas a los recién convertidos, con la ayuda a alguien enfermo o con la oración de consuelo o fortaleza por un hermano.

Las células deben organizar cada detalle y prever los elementos futuros que puedan aparecer. Una vez le pregunte a un supervisor de una Iglesia celular que en qué consiste la buena organización celular que ellos tienen. Su respuesta fue clara: “Nuestros líderes no sólo se organizan para el presente sino que preveen el futuro, por eso es fundamental la oración en todo esto.”
Los líderes celulares exitosos tienen organización. Ellos están organizados para cualquier detalle. Si tienen un recién convertido ya saben quién le dará las visitas. Si hay alguien enfermo, rápidamente se dan cuenta, pues, cada hermano se mantiene en estrecho contacto. Hay reacción inmediata. Si aparece una gran necesidad no tienen complicaciones en conseguir una ayuda instantánea. Este mismo líder que muestra una gran organización, normalmente, es el que multiplica su célula un mayor número de veces.

Un líder debe organizarse de tal manera que al existir una multiplicación ya tenga el nuevo líder y los colaboradores para la nueva célula.

Si no hay una buena organización el líder puede multiplicar su célula, pero, dejarla sin líder. Un líder que cubra más de una célula en lugar de procurar el crecimiento lo está deteniendo. Esto se da por falta de organización. Nosotros preferimos no multiplicar nuestras células que tenerlas a medias. Esto no verdadero crecimiento.

Este es nada más un pequeño ejemplo de cómo debe funcionar el trabajo celular de parte de cada líder. Pero, podríamos hablar de otros elementos de organización que no se deben olvidar.

En nuestra iglesia creemos en organizarnos bien en la reunión de planificación para tener una buena reunión cuando lleguen los invitados. El líder procura delegar algunas labores de la celebración con los invitados. Esto no sólo hace ligera la carga sino que ayuda capacitar a otros para la obra del liderazgo. El líder genera otros líderes con acciones bien organizadas en esta área.

Nosotros creemos en el ejemplo de Jesús cuando manda a sus discípulos a predicar. Los manda a hacer lo que él hacía: sanar, echar fuera demonios y dar demostraciones de poder en su nombre. Todo esto estaba muy bien organizado.

Jesús envió a estos doce con las siguientes instrucciones: "No vayan entre los gentiles ni entren en ningún pueblo de los samaritanos. Vayan más bien a las ovejas descarriadas del pueblo de Israel. Dondequiera que vayan, prediquen este mensaje: Él reino de los cielos está cerca.' Sanen a los enfermos, resuciten a los muertos, limpien de su enfermedad a los que tienen lepra, expulsen a los demonios. Lo que ustedes recibieron gratis, denlo gratuitamente…Mateo 10:5-8

Y el relato continua, pero, en todas están palabras vemos a un Jesús dando explicaciones claras. Él se encargó de organizar a sus líderes. Este mismo patrón debe ser procurado por cada líder celular, debemos organizar a los miembros de nuestra célula para que todo salga bien, en la voluntad de Dios.

You can leave a response, or trackback from your own site.
Powered by Blogger