EL LÍDER Y SERVIR A LOS DEMÁS


Por Henry Preza.

El servicio es indispensable en las iglesias celulares. Si algo un líder debe aprender bien es la lección del servicio. Un líder no es el amo o jefe de su célula familiar. Por el contrario, “es el servidor de todos.”

El tiene que servir igual a los niños como a los ancianos. Tiene que servir igual a los hombres como a las mujeres. No le importa servir a sus invitados. La reunión de célula es un lugar para servirles a las personas, pero, también lo es la calle, los momentos en que él no está en la casa con los anfitriones.
Un líder debe estar pendiente de los miembros de su reunión. Saber cuáles son sus necesidades y solidarizarse con ellos en todo momento. Esto es fundamentalmente necesario para que la célula tenga vida.

Lo mejor de esto es que un líder que sirve a los demás motiva a otras personas a servir. Por el contrario, un líder orgulloso hace más gente orgullosa. Las personas andan en busca de modelos, en busca de líderes, pero, no líderes que se sirvan de la gente.

Un buen servidor es aquel que no sólo piensa en sí mismo. Es más, su persona está en último lugar y todos los demás están primero. Éste es el tipo de las personas que la gente ama. Dios también ama a los tales. Porque para él la mayor grandeza no está en ser servido sino servir (Matero 20:26).

Los líderes que sólo piensan en sí mismos suelen desilusionarse, pues, no todas las cosas salen bien. Aquellos que piensan en que los demás se sientan bien aunque todo les vaya mal a ellos siempre se gozan en servir a los demás.

Varias personas me dicen que no tiene sentido escribir temas para que otra la gente las lea por Internet. Ellos dicen que como puede tener valor poner tanto esfuerzo en escribir algo si sólo la gente los lee y los utiliza y no se saca nada a cambio de ellos. Pero, lo que estas personas nunca han sentido es la satisfacción de leer un correo de alguien que recibió fortaleza, de otro que necesita ayuda, de alguien que cuenta un testimonio, eso da más satisfacción que el interés propio. Servir es algo que te hace sentir bien.

El que sirve no lo debe hacer para que la gente dé algo a cambio, ni para ganarse felicitaciones. Hasta podría ser que usted reciba reproches por servir, pero, eso no es importante. El apóstol Pablo quizá fue uno de los mayores servidores de la iglesia y le cortaron la cabeza.

Servir es darse a los demás, entregarse sin reservas, preocuparse por ellos y procurar el bienestar de ellos. Conocí a una persona que murió siendo el más pobre de la tierra siendo el más rico del universo, y sólo lo hizo por mí: Jesús de Nazaret. Pero el servir a los demás le ha hecho el más rico de todos, allí está su mayor gloria. Hoy está parado a la diestra del Padre. A él sea la Gloria.

You can leave a response, or trackback from your own site.
Powered by Blogger