EL LIDERAZGO CELULAR Y LA FE


Por Henry Preza.

El trabajo celular no debe tomarse como algo monótono o hasta religioso. Los grupos celulares son el movimiento vivo del Espíritu Santo a través de reuniones en las casas.

El papel de la fe en el trabajo celular es algo de lo que no se puede olvidar. El líder que no tiene fe lleva a la muerte a su célula. Un líder de fe logra lo que desea en su reunión.

La fe ha hecho que sucedan cosas extraordinarias en el mundo. (Hebreos 11). Aquellos que la tienen son usados por el Señor.

1. Crea en Dios que hará lo que desea en su célula: Establezca metas y confíe en Dios. Cada día que pase confiese que el Señor hará la obra en su célula. Transmítalo a sus miembros y no deje de tener fe. Josué creyó y la tierra se paró en su orbita. Moisés creyó y el mar fue abierto. David creyó y mató al gigante. Si ellos lo lograron por la fe nosotros también podemos. Todo es posible para aquel que cree.
2. Ore por sus metas y transmítalo a sus miembros: En varias ocasiones lo he mencionado. Y es que la oración debe ser constante y especifica por las metas celulares. Transmita la necesidad de oración con fervor. Ore con pasión. Póngase de acuerdo con los miembros de la célula para orar. Cuando uno ora por las metas las está poniendo en las manos de Dios para que él haga su voluntad.
3. No permita que otras personas contaminen a sus miembros: La falta de fe es una enfermedad que ataca al sistema celular. No permita que los que no creen ganen terreno. Que sus miembros crean a pesar de las circunstancias. Que sus líderes no se dejan contaminar por los negativos. Que no sean incrédulos sino creyentes. Eso desea el Señor. Los líderes deben ser personas que compartan la visión de sus superiores y deben hacer que las personas crean que todo se puede lograr a través de la fe. Sólo por medio de la fe se puede alcanzar lo imposible. Sólo por medio de la fe podemos cumplir las metas. Los divisionistas, los negativos, los incrédulos y todos los que no van acorde al sentimiento de Dios son personas peligrosas.
4. Fe en Dios es pensar en grande: Aquellas personas que tenían fe en Dios hacían cosas grandes para él. Que su fe no sea minúscula. Crea en cosas grandes para su célula. Cuantos de nosotros no hemos conocido líderes celulares que han creído a Dios y han conquistado localidades por medio de decenas de células. Cuando un grupo celular llega suceden cosas extraordinarias. Dios salva al perdido, cambia de vida al pecador, sana a los enfermos, cambia en estilo de vida de las comunidades, trastorna países enteros. Y como Dios está en las células sabemos que él es efectivo en cumplir su Palabra.
5. Fe en Dios es pensar en lo imposible: A veces lo grande es alcanzable Pero, la fe va más allá. La fe ve lo imposible como posible.  Nada hay imposible para Dios. ¿Qué es imposible para ti que suceda en la célula? Eso debes comenzar a creer,
6. Fe es saber que Dios tiene el control de todo: Finalmente, la fe no se basa en nuestra grandeza ni elocuencia, ni tampoco en nuestros cálculos. Es una obra de Dios. Es porque Dios tiene control de todo. Así que, lo único que debemos hacer es creerle a Dios que él hará su obra poderosa. Abraham le creyó a Dios y hoy es padre de multitudes. Igual usted como pastor, supervisor, líder o miembro de célula debe saber que lo más importante para tener fe es creerle a Dios. Creer en sus promesas, creer en su poder, creer que él es Dios de cielos y tierra.

El liderazgo celular que cualquier agente del las células pueda tener no depende de factores personas. El proyecto de Dios de reuniones en las casas es un proyecto divino que camina a través de las células. ¿Quieres comenzar?

You can leave a response, or trackback from your own site.
Powered by Blogger