EL SUPERVISOR CELULAR Y LA VISITA A LAS CÉLULAS


Por Henry Preza.

El supervisor de células garantiza el trabajo de sus líderes por medio de las visitas semanales que hace a ellas. Sin duda, la supervisión es importante no sólo para llevar un control del trabajo del liderazgo sino para velar por el estado espiritual de las ovejas.

El Pastor celular debe ser muy cuidadoso con las personas que delega para la supervisión. Además, de ser los más destacados deben ser personas fieles al sistema celular, y comprometidos con la visión de la Iglesia. Si usted promueve un supervisor y éste en lugar de velar por el bienestar de las células incentiva a los líderes para que hagan lo que quieran usted tendrá dentro de poco un derrumbe de ese sector. Gran parte del éxito de las células depende del buen trabajo que el supervisor realice. Enséñele como supervisar la célula, pues, así el trabajo no se debilitará.


Cuando un supervisor es descuidado en la visita a las células puede caerse en errores sin que el Pastor se dé cuenta. La manera en que el Pastor sabe que las cosas van caminando bien es por los supervisores. Difícilmente usted como pastor podrá tener el control de sus células visitándolas personalmente. Bueno, cuanto tardaría un pastor en visitar sólo las células de su Iglesia madre si esta tiene diez mil células. Suponiendo que sólo tiene cinco mil tardaría años en visitarlas a todas. El problema se vuelve mayor, pues, son casi el doble de esta cantidad. Qué haría el Pastor sin los supervisores de zona, sin los supervisores de sector y los pastores de zona.

Una de las lecciones que el Pastor Cho aprendió en los primeros años de su ministerio fue la necesidad de delegar a otros la carga del ministerio. Es un error pensar que un pastor podrá hacer él solo el trabajo. No se diga en el trabajo celular donde es más amplio y delicado.

Entonces, es necesario que sepamos algunos aspectos que un supervisor necesita hacer a la hora e visitar una célula. Recuerde que en primera instancia la estabilidad de la Iglesia y el buen desempeño de las células dependen de usted como supervisor.

En primer lugar verifique la puntualidad de la reunión. Es bueno establecer un horario puntual. A los asistentes que llegan temprano no les gustará que la célula empiece veinte minutos después. La impuntualidad puede desanimar a varios invitados. No se olvide de este aspecto. No permita que haya impuntualidad. Que no se prolongue más que lo debido. Cada vez que usted convoque a sus líderes a una reunión sea muy puntual. Para marcar un precedente por el ejemplo.

En segundo lugar, cuide el orden de la célula. Que no haya más coros de los que debe haber y que no hayan comentarios inoportunos. Que no se extienda la reunión por pláticas improductivas. El Espíritu Santo es ordenado. Que ninguno de sus líderes tome como ejemplo al Espíritu para hacer las cosas desordenadamente.

En tercer lugar, que la enseñanza de la guía sea correctamente aplicada. Que se respeten los puntos. El problema es que si un supervisor permite que se dé otra enseñanza u otro tema puede darle lugar a falsedades o errores doctrinales. También, el líder puede ocupar un tema para dañar la dignidad de otras personas. Tenga cuidado por favor.

En cuarto lugar, tome nota de la asistencia. Que algún líder infle números no es cosa del otro mundo. Es algo que comúnmente sucede. Si usted está atento de lo que pasa en su célula tendrá también la realidad del crecimiento de su sector.

En quinto y último lugar note el trato que el líder y los demás hermanos les dan a los invitados. Que les den la atención debida. La reunión no fue hecha para que los hermanos se aíslen en un círculo de amistad. Es para que se le dé tiempo a los invitados. ¡La reunión es para los invitados!

Estos son sólo algunos aspectos a tener en cuenta a la hora de visitar la célula. Recuerde que usted no dará a entender que está supervisando todos estos aspectos. Actuará con naturalidad y como un invitado más. Se centrará en hacer sentir bien a los invitados igual que los demás hermanos.

¿Qué debe hacer el supervisor al encontrar deficiencias?

Indudablemente encontrará deficiencias. Si las encuentra no las diga en el momento ni pública ni personalmente. Ni haga gestos raros en el momento que está ocurriendo. Ni parezca un dictador.

Usted bien puede acercarse a su líder y si se ha ganado la confianza de él decirle las cosas en amor. Ahora, si usted tiene fama de amargado y regañón de nada servirá que le sugiera algo. Mejor déjele ese trabajo a su superior.

Para sugerir algo no es necesario decir las cosas pesadamente. Por otro lado el supervisor no es alguien que tiene autoridad para regañar sino para animar a sus líderes a hacer las cosas bien. No es ordenar sino animar. Ni el supervisor al ver un error tiene autoridad para quitar a alguien. La supervisión no es un grado de jefatura sino un privilegio para animar y mantener el orden. Son los ojos del pastor.

You can leave a response, or trackback from your own site.
Powered by Blogger