ERRORES DE UN SUPERVISOR CELULAR.


Por Henry Preza.

Los errores en la supervisión pueden ser muchos. No obstante, el impacto no siempre tiene los mismos resultados. He notado que los problemas en el sistema celular tienen su origen (en muchas ocasiones), dentro de la supervisión. Algunos errores afectan directamente el sistema y aunque en algunas ocasiones las consecuencias no se ven al instante si se notan con el tiempo como veremos a continuación.

Los seis errores que muestro a continuación son muy comunes en las iglesias que tienen problemas con el crecimiento y multiplicación de las células. No pretendo decir que éstos son los únicos errores que se cometen, hay más, pero, yo me limitaré a ellos solamente.


I. Realizar una o varias células: Un supervisor que está cubriendo una célula o varias en verdad no es un supervisor. Un supervisor necesita tiempo para conocer la situación de sus células. Yo recomiendo mejor cerrar las células que no tienen líder hasta que se consiga uno. Por tapar un hueco se abrirán en cada célula que quedará descuidada. Lo que sucede es que algunos supervisores hacen esto para que no hayan problemas dentro de sus sectores. Esta no es la manera de evitar los problemas. Es una forma de conseguir problemas más amplios.
II. Ser impuntual: No sólo en cuestión de horarios sino en sus visitas a las células. Un supervisor tiene que visitar sus células con responsabilidad. Si tiene cuatro células por lo menos debe visitarles tres veces al mes. Es un error no ser puntual en las visitas a las células. La gente se crea una imagen del supervisor de que es irresponsable. Cuando yo tenía supervisores a mi cargo recuerdo que unos líderes se expresaban muy mal de uno de ellos. La situación era que casi no los visitaba. A algunos ni una vez al mes. Para colmo cuando los convocaba a reuniones él llegaba media hora después. Pero, si llegaba puntual regañaba a sus líderes si llegaban cinco minutos tarde. Nota usted que error y grave injusticia.
III. Regañar públicamente: Como supervisor tenga cuidado de no regañar públicamente. El supervisor que regaña públicamente es un mal ejemplo para los hermanos, pero, es peor para los que son invitados inconversos. No es ese el ejemplo de amor que muestra Cristo Jesús. Una vez visite una célula, y el líder se equivocó en algo de la reunión. Al terminar la reunión el supervisor le dijo en voz alta una seria reprensión enfrente de todos. Le hubiera dado la razón al líder si le hubiera faltado el respeto
IV. No llevar controles de sus células ni establecer metas: El supervisor tiene que llevar un control claro de lo que se hace en cada célula. Cuántos hermanos, cuántos invitados por trimestre, cuantos asistentes los domingos. Todo eso le ayudará para saber si se está trabajando o no, si se están cumpliendo las expectativas en cuanto a las metas o simplemente se está jugando con los números. Es fundamental que el supervisor lleve controles claros sobre cada célula. Al final del año podrá evaluar sin ninguna dificultad. Que negligencia seria no saber como está cada célula.
V. Abusar de su autoridad: Aunque ya hemos hablado en otras ocasiones de lo necesario que se vuelve tener un balance en cuanto a su autoridad aún así algunas personas siguen sin entender. Es un error tomar el supervisorado celular como una oportunidad para abusar del poder. Dios le ha concedido algún grado de autoridad, pero, que no le sirva esto para aprovecharse de su posición y tomar decisiones desacertadas que afectarán a los demás. Los líderes no necesitan alguien que se imponga sino una persona que les enseñe a trabajar en equipo.
VI. No tener comunicación con el pastor: Otro error que se puede cometer es el de trabajar de manera independiente. Que el supervisor no respete la autoridad de su pastor. Uno de los éxitos más grandes de nuestra iglesia es que logra mantener el respeto en el orden de autoridad. Cada líder ya sabe a quien acudir y no necesita que nadie se lo diga. Nosotros vemos como un error que un líder vaya primero al pastor sin recurrir a su supervisor. A la vez un pastor no soluciona problemas que le competen a sus supervisores. No porque no tenga la autoridad para hacerlo sino por respetar la autoridad que ellos mismos han establecido. El problema se da cuando el pastor no recibe los informes de su supervisor porque éste no quiere. La mala comunicación con el pastor puede ser señal que no se están haciendo las cosas correctamente. Evitemos éste error.

Hemos visto seis errores comunes que puede cometer un supervisor en el trabajo celular. Es mejor ser cuidadoso de no cometerlos para no hacer que la obra de Dios pase por momentos difíciles. 

A la vez el pastor tiene que velar para que los supervisores trabajen adecuadamente.

You can leave a response, or trackback from your own site.
Powered by Blogger