IMPLANTANDO EL SISTEMA CELULAR: A PRUEBA Y ERROR.


Henry Preza.

¿Ésta usted plantando una iglesia celular? ¿O tal vés está tratando de implementarlo en su iglesia? Debo decir que comenzar un sistema celular no es fácil, puede ser complicado y muchas veces puede no traer resultados inmediatos.

La clave está en no desmayar. Siga insistiendo con el sistema celular de su iglesia. No todas las iglesias tienen resultados inmediatos. En algunas otras iglesias quizá debido a situaciones demográficas, sociales o culturales el modelo celular no funciona de la noche a la mañana y el crecimiento es más lento. Lento, pero, seguro.




En ésta ocasión quiero darle un consejo que debe ser aplicado por todos los que estamos plantando una iglesia celular. Y es que las células no son un juego, el sistema no es algo que deba cambiarse todos los días. Desde el principio, incluso antes de abrir las células debe establecer bien la forma en que su sistema funcionará. Establezca métodos de sus reuniones en las casas, metas, capacitación y no permita que nadie irrespete las reglas ni haga las cosas a su manera. Si usted quiere estar seguro que el sistema celular tal como lo está implementado funciona debe hacer que se trabaje conforme a él y no permita que se invente alrededor de lo que usted ha dicho, pues, así usted podrá evaluar si está funcionado en realidad.

DÉLE TIEMPO A SUS CÉLULAS.
Muchas iglesias fracasan porque quieren cambiar la forma de trabajo de las células cada mes. De tal manera que después de 10 meses de estar trabajando en células tienen ya diez formas de hacerlo y ya no se sabe cuál es la correcta, pues, normalmente un líder capacitado ya no puede amoldarse a cambios tan rápidamente como alguien que tiene cero conocimientos.

Si usted quiere evaluar su sistema celular déle por lo menos un mínimo de seis meses para hacer algún cambio. Pero, que no sean cambios radicales. Deben ser cambios sólo en las áreas que después de la evaluación han mostrado ser puntos débiles dentro del sistema. Éstos cambios deben ser comunicados a los líderes con anticipación y explicando las razones de porqué no ha funcionado. Por ejemplo, yo he hecho cambios en algunas ocasiones en elementos que evidentemente impiden el crecimiento. Pueden ser horarios de la reunión, tiempo de duración, forma en que se dirige, sobre debilidades de los líderes en cuanto a enseñar, etc. Estos cambios también pueden ser modificaciones de las obligaciones de algún miembro de la célula, es decir, incrementar obligaciones o disminuirlas.
Después de hacer los primeros cambios debe darle otros seis meses. Así verá si los cambios funcionaron y podrá ver que otras cosas pueden mejorar.
Pero, por favor, confórmese a los resultados. No quiera estar cambiando todo cada seis meses. Creo que 2 años son suficientes para establecer una forma de trabajo dentro del sistema celular. De allí en adelante ya no es necesario cambiar nada. Debe hacer que se respete el modelo celular que ha creado y no pasar cambiándolo todo.

EVALUE CONFORME A RESULTADOS DE CALIDAD NO DE CANTIDAD.
Es un error pensar que porque un sistema naciente está creciendo funciona. Cuando esto sucede los pastores descuidan la calidad en sus células sin evaluar resultados. Puede ser que sus células estén creciendo, pero, sin orden ni espiritualidad. Por eso, no descuide los aspectos espirituales dentro de sus células.
Evalúe calidad, no cantidad. Claro, establezca metas numéricas y haga que se cumplan, pero por ser un modelo joven no olvide revisar la calidad y hacer que sus células sean células de calidad. Recuerde: EL CRECIMIENTO DE CANTIDAD NO ES FUNDAMENTAL CUANDO INICIA. Si lo hay gracias a Dios, pero, no se atenga, revise resultados espirituales.

Muchas iglesias que crecen lentamente no descuidan la calidad y de repente experimentan un crecimiento fuerte. Otras crecen y se descuidan, pero, su crecimiento es como espuma y no es sostenible a través del tiempo.

You can leave a response, or trackback from your own site.
Powered by Blogger