LO QUE UN PASTOR CELULAR NO DEBE HACER


Por Henry Preza.

El sistema celular es provechoso cuando se hace una buena aplicación de él. Son los pastores los primeros responsables para que funcione adecuadamente. La gente de las células siempre estará atenta a lo que su pastor tenga que decirle sobre las células.

En esta ocasión presentaré algunas cosas que el pastor celular no debe hacer. Espero me permita darle a conocer estos aspectos ya que son sencillos, pero, importantes, pues, de ellos depende el crecimiento de sus grupos celulares.


I. No delegue el sistema celular: El error que algunos pastores cometen es que delegan a uno de sus colaboradores el sistema celular. El problema es que éste no se identifica con los miembros como lo hace el pastor principal. La gente ve al pastor principal como su modelo. Quieren saber si él está interesado en que el sistema funcione. Si él está desinteresado a ellos no les llamará la atención. Ven en su pastor principal un modelo a seguir. Pero, si el pastor no sabe nada de sus células éstas se convertirán en nada en un breve tiempo. No delegue el trabajo principal de las células a otras personas. Sea usted el principal agente de ellas. Que vean en usted la pasión y el interés por ellas.

II. No tome las células como otro ministerio más: Dos grandes pastores celulares insisten en la misma idea: ‘No es lo mismo una iglesia con células que una iglesia celular.’ Sí, eso es cierto. Una iglesia con células sólo tiene a las células como otro ministerio más, junto al de jóvenes, damas, caballeros, etc. No es el centro de la iglesia. En cambio en una iglesia celular las células son el aire que se respira a cada momento. No tome usted las células como otro ministerio. Que sean las células todo lo que se haga en su iglesia. Un pastor me dijo que no le gustaba nuestra congregación, porque no se salía las calles para evangelizar en lugares públicos. Le respondí literalmente: ‘Quién dice eso. Nosotros evangelizamos en lugares públicos por medio de nuestra red de iglesias por las casas. Si hay una forma efectiva de trabajar en evangelismo y darle seguimiento a los resultados es por el sistema celular.’

III. No copie modelos, aplique principios: Un error tan frecuente en los pastores que comienzan a plantar el sistema celular es que copian los modelos. He sabido de algunos pastores celulares que después de asistir a nuestras conferencias quieren hacer todo a nuestra manera. El problema es que cuando llegan a sus países nada les funciona como acá. Un pastor debe aplicar los principios a la situación única de su país o ciudad. Por ejemplo supe de un pastor que en su país quiso copiar incluso nuestros horarios de reunión. El problema es que en su país a esa hora no podían asistir las personas. Le sugerí que cambiara de horario y no hiciera más de una hora la reunión y el problema fue solucionado. Hoy él se ríe de esos errores y le cuenta a todo el mundo lo que le sucedió. Por eso creo que no se molestará que lo mencione acá. El punto es que el pastor no debe copiar nada. Tiene que ser creativo y preguntarle al Espíritu Santo cuál es su voluntad para con su iglesia. El Señor no se tardará en iluminarlo si se acerca con humildad.

¿Qué debe hacer?

I. Concentrar todas sus fuerzas en el liderazgo: Recuerde que el formar líderes es el éxito del sistema celular. Si hay líderes hay células, si hay células hay conversiones, y con conversiones se alcanza el crecimiento. Usted como pastor debe trabajar responsablemente en el liderazgo. Que sus palabras, pensamientos y acciones vayan dirigidas a que cada miembro de la iglesia sea un líder. Que cada convertido sea un líder. Que cada invitado llegue a ser líder. Concentre sus ideas y el sistema hacia eso y verá como los líderes no faltarán.

II. Ser el capacitador de líderes por excelencia: El pastor es el que capacita a los líderes, pues, es el más comprometido con la obra del Señor y el primer responsable del buen funcionamiento de ella. Claro que cuando el sistema celular es muy grande como en nuestra iglesia, el pastor principal no puede hacerlo todo aunque es el primer motivador. En ese caso el comparte la carga delegándole a sus pastores estas áreas. Pero, nunca todo a ellos. Recuerde que usted es el responsable primario. Ellos son sus ayudas.

Lo que un pastor celular no debe hacer es muy amplio. En verdad son varias cosas, pero, quizá lo más reincidente es lo presentado anteriormente. Recuerde: Que sea el Espíritu Santo su guía para establecer el sistema celular en su iglesia.

You can leave a response, or trackback from your own site.
Powered by Blogger